Luis Flores

Obituary of Luis Flores

A pesar de no haber podido estar aquí con ustedes el día de hoy, quiero agradecerles que hayan venido a presentar sus respetos a mi querido padre, Luis Alonso Flores. La decencia, la confiabilidad, el honor, la dignidad y el respeto son algunas de las cualidades que mi padre mantenía en alta estima y que practicaba todos los días de su vida. Mi padre era un hombre serio y disciplinado, sin embargo, siempre que podía, buscaba la oportunidad de compartir, disfrutar y reír con sus familiares y amigos. Mi padre fue un hombre que trabajó muy duro toda su vida para ayudar a su familia. Aun en aquellos días donde no se sentía bien, el siempre se levantaba, se ponía sus botas y se iba a trabajar. Yo siempre admiré la tenacidad de mi padre y su compromiso de proveer todo lo necesario para nuestra familia, y estoy convencido que esa tenacidad es uno de los tantos valores humanos que inculcó en mi a través de sus acciones cotidianas. Mi padre me enseñó muchas lecciones a lo largo de mi vida. Una de las lecciones que más recuerdo la recibí cuando apenas era un niño de 8 años. Mi padre me fue a recoger al salir de mi práctica de karate, y como de costumbre me preguntó que si tenía hambre. Siempre que me preguntaba yo respondía que si porque yo era un niño que le gustaba comer, y por ello siempre íbamos a la tienda de sándwiches local para ordenar; sin embargo, en esta oportunidad fue diferente porque cuando llegó el momento de ordenar mi sándwich mi padre me miró y me dijo “dile al hombre lo que quieres”. Como yo era un niño tímido, respondí en voz baja indicándole al hombre lo que quería. En ese momento mi padre me miró de nuevo y me dijo “Háblale fuerte, asegúrate que él puede escucharte y míralo a los ojos, no tengas miedo ¿cómo puede él saber lo que quieres si no te puede escuchar? ¡Debes hablarle fuerte!” Yo le repetí mi orden al empleado, pero esta vez le hablé más fuerte y firme. Esta enseñanza se quedó conmigo para siempre; desde entonces me aseguro de que cuando pido algo a alguien, lo miro a los ojos y le digo claramente lo que quiero. Esta es una de las tantas lecciones que mi padre me enseñó a lo largo de mi vida. Mi padre era un hombre imponente - alto, fuerte - y con una presencia tranquilizadora que todos sentíamos, sobre todo durante tiempos difíciles. Así como hoy nos reunimos para recordarlo y celebrar su vida, digámosle adiós mientras lamentamos la pérdida de una alma digna y llena de vida. ¡Un alma que trajo alegría, bondad y compasión a muchos, y que dejó un legado que vivirá por siempre! -Luis Antonio Flores
A Memorial Tree was planted for Luis
We are deeply sorry for your loss ~ the staff at Graham Funeral Home
Share Your Memory of
Luis